text.skipToContent text.skipToNavigation
background-image

Nieve verde El primer caso de la detective Louise Rick von Blædel, Sara (eBook)

  • Erscheinungsdatum: 02.07.2013
  • Verlag: Ediciones Siruela
eBook (ePUB)
8,99 €
inkl. gesetzl. MwSt.
Sofort per Download lieferbar

Online verfügbar

Nieve verde

El departamento de Homicidios de la jefatura de Policía de Copenhague se ve sumido en una frenética actividad cuando en un mismo fin de semana tiene que enfrentarse a dos asesinatos. Una joven es estrangulada en el parque de Østre Anlæg y un periodista es asesinado en el patio trasero del Royal Hotel. La detective Louise Rick es asignada al caso de la joven, aunque pronto se ve también involucrada en la investigación del segundo asesinato cuando resulta que su mejor amiga, Camilla Lind, reportera de sucesos en el Morgenavisen, conoce a la víctima y está decidida a investigar el asunto. Louise intenta persuadir a su amiga para que se mantenga al margen de algo que tal vez tenga unas repercusiones mayores de las que ella puede abarcar. Sin embargo, Camilla no es una persona que preste oídos a los buenos consejos cuando huele una buena historia y, cuando gente importante del mundo de la droga se pone en contacto con ella, el caso adquiere tintes dramáticos. Sara Blædel nació en Dinamarca en 1964. Durante un tiempo trabajó como diseñadora gráfica en una prestigiosa editorial danesa antes de fundar su propia editorial, Sara B, especializada en la publicación de novelas policiacas americanas. También ha ejercido la profesión periodística en la televisión pública danesa. Nieve verde, su primera novela, alcanzó un fulgurante éxito internacional, iniciando la popularserie de la detective Louise Rick, traducida a quince idiomas y galardonada con el premio de la Academia Danesa de Novela Negra al mejor debut. Actualmente vive junto a su familia en Copenhague y compagina la escritura de novelas policiacas con su labor como embajadora de la ONG Save the Children y con la participación como jurado en festivales de documentales.

Produktinformationen

    Format: ePUB
    Kopierschutz: watermark
    Seitenzahl: 306
    Erscheinungsdatum: 02.07.2013
    Sprache: Spanisch
    ISBN: 9788415937050
    Verlag: Ediciones Siruela
    Größe: 466kBytes
Weiterlesen weniger lesen

Nieve verde

1

El teléfono móvil vibraba en el alféizar de la ventana. Estaba puesto en modo silencio y así solo el vibrador revelaba con su insistencia que alguien estaba intentando llamar.

Louise Rick se había metido en la bañera. La espuma había desaparecido y cuando abrió los ojos se dio cuenta de que el agua estaba más fría que tibia.

Eran las nueve y media de la mañana. Afuera, en el patio, brillaba el fuerte sol del mes de marzo. Se había perdido en cavilaciones y no tenía ganas de abandonar el mundo en el que se había sumergido.

Por un instante consideró la posibilidad de vaciar la bañera, volver a llenarla de agua caliente y de cantidades ingentes de fragante espuma y darse otro baño, pero no sería lo mismo. La habían interrumpido y no volvería a aterrizar en el mismo lugar de sus ensoñaciones. Era como cuando te arrancan de un bello sueño. Pocas veces logras volver a adentrarte en él.

Al salir del agua, su codo se golpeó contra el grifo y Louise reaccionó instintivamente encogiendo el brazo.

Calculó que hacía cinco horas que se había acostado y que faltaban poco más de dos para que el equipo se reuniera en una breve sesión informativa en la sala de reuniones del departamento A de la jefatura de Policía. Ahora mismo daría lo que fuera por librarse.

Lanzó una muda súplica para que su ruego llegara al departamento de Homicidios y Suhr postergara la reunión, aunque solo fuera por unas horas.

Agarró la toalla de rizo azul marino antes de salir de la bañera, se envolvió el pelo en ella y alargó el brazo para coger el albornoz que estaba colgado detrás de la puerta. Se palpó el cuerpo: le escocían los ojos y estaba tan cansada que de haberse echado en el suelo en aquel momento se habría quedado dormida. Pero a su vez la conversación de la noche anterior seguía resonando en sus oídos.

El dolor continuaba instalado en su diafragma. No era un dolor personal, sino el dolor que le alcanza a uno al ser testigo de cómo la vida de alguien se hace añicos, lo que ocurre cuando la tragedia se ceba con una persona; cuando la muerte y el desastre dejan de ser algo que aparece en las noticias y se convierte en un estado en el que se está irremediablemente inmerso.

Una vez en la cocina, Louise puso agua a hervir para el té y sacó un enorme vaso de café con leche de la vitrina. Había empezado a beber té en vasos grandes. Era la medida ideal, más que una taza y menos que una tetera.

Se quedó traspuesta mirando por la ventana que daba al patio. Se sentía vacía por dentro, pero sabía que se recuperaría y, como tantas otras veces cuando estaba de ese humor, pensó en el día en que la habían enviado al barrio de Østerbro en acto de servicio.

Dos hombres de veintitantos años habían sido agredidos en Nordre Frihavnsgade. Uno de ellos, un tipo que se llamaba Morten Seiersted-Wichman, fue arrojado brutalmente contra el escaparate de una tienda de ropa, pero antes los agresores lo tiraron al suelo, luego le patearon la cabeza unas seis o siete veces antes de recogerlo de la acera y empujarlo con tal fuerza contra el escaparate que quedó hecho añicos.

Más tarde, el médico forense diría que Morten no había estado consciente cuando el escaparate de cristal macizo le seccionó la carótida.

El segundo agredido fue el cuñado de Morten, Henrik Winther. Louise lo recordaba como un tipo alto y delgado. Tuvo más suerte. La policía estimó que los agresores se habían desahogado con Morten, y que posiblemente se habían asustado al ver la sangre que brotaba de su cuello. Henrik Winther se había librado con una nariz destrozada y una costilla hundida.

Entonces Louise trabajaba en la Brigada de Investigación Criminal. La muerte de Morten se instaló como un dolor permanente en su interior, no tanto la agresión en sí como lo que sucedió cuando tuvo que transmitir el mensaje a su pareja.

Media hora más tarde, después de que las ambulancias se h

Weiterlesen weniger lesen

Kundenbewertungen