text.skipToContent text.skipToNavigation
background-image

Escomienza la vida del glorioso confesor santo Domingo de Silos von deBerceo, Gonzalo (eBook)

  • Erscheinungsdatum: 31.08.2010
  • Verlag: Linkgua
eBook (ePUB)
4,99 €
inkl. gesetzl. MwSt.
Sofort per Download lieferbar

Online verfügbar

Escomienza la vida del glorioso confesor santo Domingo de Silos

Gonzalo de Berceo (Berceo, Logroño, 1195-d. 1264). España. Pertenece a la tradición literaria llamada 'mester de clerecía', integrada por eclesiásticos y hombres de letras. Se educó en el monasterio de San Millán de la Cogolla (La Rioja), en el que ofició como clérigo secular, y fue más tarde diácono (c. 1120) y presbítero (c. 1237).

Gonzalo de Berceo (Berceo, Logroño, 1195-d. 1264). España. Pertenece a la tradición literaria llamada 'mester de clerecía', integrada por eclesiásticos y hombres de letras. Se educó en el monasterio de San Millán de la Cogolla (La Rioja), en el que ofició como clérigo secular, y fue más tarde diácono (c. 1120) y presbítero (c. 1237).

Produktinformationen

    Format: ePUB
    Kopierschutz: AdobeDRM
    Seitenzahl: 104
    Erscheinungsdatum: 31.08.2010
    Sprache: Spanisch
    ISBN: 9788498978162
    Verlag: Linkgua
    Größe: 310 kBytes
Weiterlesen weniger lesen

Escomienza la vida del glorioso confesor santo Domingo de Silos

Vida de Santo Domingo de Silos

Escomienza la Vida del glorioso confesor Sancto Domingo de Silos
I

En el nomne del Padre que fizo toda cosa,

et de don Ihesuchristo, fijo de la Gloriosa,

et del Spíritu Sancto, que egual d'ellos posa,

de un confesor sancto quiero fer una prosa.

Quiero fer una prosa en román paladino 5

en qual suele el pueblo fablar a su vezino,

ca non so tan letrado por fer otro latino:

bien valdrá, como creo, un vaso de bon vino.

Quiero que lo sepades luego de la primera

cúya es la ystoria, metervos en carrera: 10

es de Sancto Domingo toda bien verdatera,

el que diçen de Silos, que salva la frontera.

En el nomne de Dios, que nombramos primero,

suyo sea el preçio, yo seré su obrero,

galardón del laçerio yo en él lo espero, 15

que por poco serviçio da galardón larguero.

Señor Sancto Domingo, dizlo la escriptura,

natural fue de Cañas, non de bassa natura,

lealmente fue fecho a toda derechura,

de todo muy derecho, sin nula depresura. 20

Parientes ovo buenos, del Criador amigos,

que siguíen los esiemplos de los padres antigos.

Bien sabíen escusarse de ganar enemigos:

bien les veníe en mientes de los buenos castigos.

Juhán avíe nomne, el su padre ondrado, 25

de liñaje de Mans un omne sennalado,

amador de derecho, de seso acabado,

nol' falsaríe su dicho por aver monedato.

El nombre de la madre deçir non lo sabría,

como non fue escripto non l' devinaría; 30

mas váyala su el nombre Dios, e Sancta María:

prosigamos el curso, tengamos nuestra vía.

La çepa era buena, emprendió buen sarmiento,

non fue como caña, que la torna el viento,

ca de luego así prendió, como de buen çimiento, 35

de oír vanidates non lo prendíe taliento.

Sirvíe a los parientes de toda voluntat,

mostraba contra ellos toda humildat;

traíe, maguer niñuelo, tan grand simplicidat,

que se maravillaba toda la veçindat. 40

De risos, nin de juegos avíe poco cuidato,

a los que los usaban avíeles poco grado;

maguer de pocos días, era muy mesurado,

de grandes e de chicos era mucho amado.

Traíe en contra tierra los ojos premidos, 45

por non catar folías teníalos bien nodridos;

los labros de la boca teníalos bien çenidos,

por non deçir folías, nin dichos corrompidos.

El pan que entre día le daban los parientes,

non lo queríe él todo meter entre los dientes, 50

partíelo con los mozos que avíe coñoçientes:

era mozo comprimido, de mañas convinientes.

Creyo yo una cosa, e sé bien que es verdat,

que lo yba ganando el Rey de Majestad,

ca façe tales cosas la su benignidat, 55

que a la bestia muda da razonidat.

Esa vertut obraba en este su criado,

por esi ordenamiento vivíe tan alumbrado,

si non, de tales días non seríe tan señado:

siempre es bien apriso qui de Dios es amado. 60

Si oíe razón buena, bien la sabía tener,

recordábala siempre, no la queríe perder:

santiguaba su çebo quando queríe comer,

si façíe que se quiere que avíe de beber.

Diçíe el Pater noster sobra muchas vegadas, 65

et el Credo in Deum con todas sus posadas,

con otras oraçiones que avíe costumnadas,

éranle estas nuevas al diablo muy pesadas.

Vivíe con sus parientes la sancta criatura,

el padre, e la madre queríanlo sin mensura: 70

de nula otra cosa él non avíe ardura,

en aguardar a ellos metíe toda su cura.

Quando fue peonçiello, que se podíe mandar,

mandólo yr el padrelas ove

Weiterlesen weniger lesen

Kundenbewertungen