text.skipToContent text.skipToNavigation
background-image

La nao Santa María von Duro, Cesareo Fernández (eBook)

  • Erscheinungsdatum: 31.08.2010
  • Verlag: Linkgua
eBook (ePUB)
4,99 €
inkl. gesetzl. MwSt.
Sofort per Download lieferbar

Online verfügbar

La nao Santa María

La Santa María fue la única nao y la más grande de las tres embarcaciones empleadas por Cristóbal Colón en su primer viaje al Nuevo Mundo en 1492. Fue uno de los tres primeros barcos del mundo en atravesar el océano atlántico y en verificar parcialmente la redondez de la tierra. Los otros barcos de la expedición eran dos carabelas: La Niña y La Pinta. La nao Santa María es un tratado encargada por el Ministerio de Marina de España en 1892 para conmemorar el IV descubrimiento del continente americano. Contando con los estudios del historiador y capitán de navío, D. Cesáreo Fernández Duro, y basándose en los planos de la obra de Rafael Monleón, Arquitectura naval, se eligió la nao Santa María para que protagonizara esta fiesta naval, celebrada en La Rábida en julio de 1892. Cesáreo Fernández Duro dirigió los estudios arqueológicos que le permitieron la reconstrucción de la histórica nave. En este tratado encontramos descritos a la perfección la complejidad del proyecto; los instrumentos de navegación, el modo de vida de la tripulación, las características de la nave y otras cuestiones de interés.

Cesáreo Fernández Duro (Zamora, 25 de febrero de 1830-5 de junio de 1908) fue un Capitán de Navío de la Armada Española, escritor, erudito e historiador. Como marino, tuvo una vida un tanto aventurera, participando en 'la jornada de Joló' en el Pacífico filipino, en la primera campaña de África (1860) y en la expedición de Prim a México, además de navegar durante varios años por las Antillas y el Mediterráneo. Como escritor, fue un polígrafo; escribió sobre cocina (La cocina del Quijote) y temas cervantinos (Cervantes, marino), sobre la mujer (La mujer española en Indias) y sobre su provincia natal (Noticias referentes a la provincia de Zamora) y sobre otros muchos temas, aunque su preocupación principal fue la historia naval española, destacando su todavía imprescindible y muy enciclopédica Historia de la Armada Española (1895-1903) en nueve volúmenes y los seis tomos de sus Inquisiciones náuticas (1876-1881). Naufragios de la Armada Española (1867) es su primer libro de temática naval y uno de los más interesantes, aunque nunca hasta el momento se había reeditado, desde la primera aparición, debido quizás a la rareza de sus ejemplares. En él se hace un recuento pormenorizado, fruto de arduas investigaciones en archivos, de gran cantidad de navíos españoles perdidos a través de los siglos a causa de desastres naturales, guerras o acciones piráticas, con indicaciones precisas de los lugares en que tuvieron lugar los naufragios. Lo que sigue otorgando a este libro una indiscutible actualidad histórica y novelesca.

Produktinformationen

    Format: ePUB
    Kopierschutz: AdobeDRM
    Seitenzahl: 140
    Erscheinungsdatum: 31.08.2010
    Sprache: Spanisch
    ISBN: 9788499532363
    Verlag: Linkgua
    Größe: 1025 kBytes
Weiterlesen weniger lesen

La nao Santa María

LA NAO SANTA MARÍA

MEMORIA DE LA COMISIÓN ARQUEOLÓGICA EJECUTIVA

1892

DIBUJOS DE R. MONLEÓN

LA NAO SANTA MARÍA

CAPITANA DE CRISTÓBAL COLÓN

EN EL DESCUBRIMIENTO DE LAS INDIAS OCCIDENTALES

RECONSTITUIDA POR INICIATIVA DEL MINISTERIO DE MARINA

Y LEY VOTADA EN CORTES EN EL ARSENAL DE LA CARRACA PARA SOLEMNIDAD DEL CENTENARIO CUARTO DEL SUCESO

ÍNDICE

- Exposición histórica

- Interrogatorio formulado por el excelentísimo señor don Casimiro Bona, Inspector general de Ingenieros de la Armada, antes de proceder a los cálculos de la Nao "Santa María"

- Respuesta dada por los señores Fernández Duro y Monleón.

- Cuadro de las dimensiones principales de la nao "Santa María"

- Nombre genérico de la embarcación

- Primera navegación de la nao "Santa María"

- Buques que concurrieron a la fiesta naval del 3 de agosto de 1892

- Armamento de las carabelas de Colón

- Tripulación de la nao "Santa María" y de las carabelas "Pinta" y "Niña"

- Instrumentos de que se sirvió Colón en sus viajes

- La vida en las carabelas de Colón

- Banderas

- Cámaras y alojamientos

- Camas

- Matalotaje

- Fogón

- Beques

- Luces

- Bombas

- X Disposición del ánima

- Trajes

- Índice

COLOCACIÓN DE LAS LAMINAS

- Excelentísimo señor don José María de Beránger, ministro de Marina en agosto de 1892.

- La Nao Santa María en 1892 por la aleta de babor.

- La Nao Santa María en 1892 de través.

- Fiesta naval celebrada fuera de la barra de Sáltes el 3 de agosto de 1892.

- Planos.

Excelentísimo señor don JOSÉ M. DE BERANGER

Excelentísimo señor don JOSÉ M. DE BERÁNGER ministro de Marina en agosto de 1892

Las Carabelas de Colón

Tantos, tan variados y tan erróneos a veces han sido los conceptos en la mayoría de los que se han ocupado de Cristóbal Colón y de su famoso descubrimiento, respecto a las naos y carabelas en el siglo XV usadas, que más bien que ilustrar han extraviado la opinión, no ya solamente entre la masa indocta sino entre gentes que pasa por instruidas, produciendo confusión inextricable. Algunos modernos escritores han procurado, sin embargo, indicar camino racional a las ideas y llegar por medio de la inducción y la deducción de documentos auténticos, a unos tipos de embarcaciones por lo menos verosímiles, porque no parecen tales las que los antiguos fantasistas describieron.

Figura en primer término entre estos autores, el capitán de navío de Académico de la Historia don Cesáreo Fernández Duro, que ya por los años 1875 y 76 hizo estudio especial del asunto publicándolo en el Museo Español de Antigüedades y en las Disquisiciones náuticas. Siguióle el inteligente restaurador del Museo naval don Rafael Monleón, tratándolo en su curiosísima obra de Arquitectura naval (todavía inédita), y dibujando, con planos aclaratorios, tipos de aquella edad, así como también de las anteriores y las sucesivas; pero estos trabajos no lograron notoriedad, por su índole poco simpática a la generalidad de los lectores.

Al aproximarse el centenario cuarto de la invención del Nuevo Mundo, con la idea sin contradicción aceptada, de solemnizar tan grande acontecimiento, despertóse la curiosidad ansiando conocer de una manera cierta, no tan solo el génesis de la idea y las circunstancias de su realización, sino los pormenores todos; las figuras que intervinieron, sus caracteres, costumbres, recursos y medios, a tiempo que finaba la ruda edad media iniciándose la moderna con los altares de un renacimiento en todas las manifestaciones de las artes. Ofrecióse naturalmente a la inteligencia entre tantos incentivos de investigación, el de los bajeles con que quedó rota la barrera temerosa del Océano, vehículos en que el insigne almirante y la gente española llevaban la Cruz civilizador

Weiterlesen weniger lesen

Kundenbewertungen