text.skipToContent text.skipToNavigation
background-image

Entre las sombras Londres, 1888. Jack el destripador deja un sendero de sangre en las adoquinadas calles de la ciudad del Támesis. El inspector Abberline sigue incansable la pista del asesino. von Mancebo, Enrique Hernández-Montaño (eBook)

  • Erscheinungsdatum: 01.01.2010
  • Verlag: Nowtilus - Tombooktu
eBook (ePUB)
8,99 €
inkl. gesetzl. MwSt.
Sofort per Download lieferbar

Online verfügbar

Entre las sombras

En el corazón del Imperio británico, el asesino en serie más famoso de todos los tiempos, Jack el Destripador, obligará al inspector Abberline a iniciar una investigación que le conducirá a las más altas cimas de la sociedad. Jack el Destripador es, probablemente, el asesino más legendario de la historia de la humanidad. Influye en esto tanto el hecho de que jamás se descubrió quién era como los datos que apuntan a que era alguien con un nivel económico e intelectual alto y, probablemente, masón. En Entre las sombras el asesino de White Chapel será perseguido por el inspector Frederick George Abberline que junto a su compañero, el agente Carter, y el sicario metido a proxeneta Natham Grey inician una aventura en la que el horror de los asesinatos se mezcla con el amor y las diversas pesquisas de los investigadores les llevarán a las más altas esferas de la Inglaterra victoriana. Enrique Hernández-Montaño consigue recrear perfectamente los suburbios londinenses de final de siglo, el centro de la Inglaterra de la Revolución Industrial con sus nuevas factorías y la fastuosidad imperial, pero, también recrea sus barrios de extrema pobreza de los que salieron socialismo y comunismo. Consigue mantener la historia en alto hasta el final utilizando tres voces narrativas, la del inspector Abberline, la del proxeneta Natham Grey y la de la prostituta Natalie Marvin, tres voces narrativas muy personales y muy bien construidas entre las que se intercalan las cartas del Destripador y su confesión final, que introducen el más profundo horror en la novela. Razones para comprar la obra: - La novela es la única escrita en España que trate el conocido tema de Jack el Destripador. - Presenta una síntesis de las principales teorías sobre el caso elaboradas por investigadores a lo largo de la historia. - La narración se hace amena porque presenta los puntos de vista de tres personajes heterogéneos que, sin embargo, tienen que compartir narración e investigación.

Enrique Hernández-Montaño (Madrid, 1988) es un apasionado de la novela negra, aunque nunca ha despreciado un buen relato histórico, ni una historia con una buena trama.
El cómic, la lectura, el cine y el teatro son sus principales aficiones. Actualmente está trabajando en varios proyectos de novela gráfica así como de novela histórica de intriga y misterio, conspiraciones y contrastes entre el mundo real y el sobrenatural, características que definen su estilo.
Influenciado por escritores como Mario Puzzo, Alan Moore, Michael Crichton, Stephen King, J.R. Tolkien y Arturo Pérez Reverte, entre otros, debuta con su primera novela en la que nos introduce en una espectacular trama de intriga y suspense que nos llevará a seguir la pista del asesino más famoso de la Historia, Jack el Destripador.

Produktinformationen

    Format: ePUB
    Kopierschutz: watermark
    Seitenzahl: 464
    Erscheinungsdatum: 01.01.2010
    Sprache: Spanisch
    ISBN: 9788497633864
    Verlag: Nowtilus - Tombooktu
    Größe: 811 kBytes
Weiterlesen weniger lesen

Entre las sombras

9

(Nathan Grey)

Llevaba toda la tarde observando aquellos hijos de mala madre, que entraban y salían de un tugurio que hacía las veces de taberna y prostíbulo. Ese local era su guarida.

Se había hecho de noche y yo había perdido la noción del tiempo. Llovía torrencialmente.

Todos los McGinty estaban reunidos en el tugurio, el jefe de la banda incluido. Los veía moverse a través de las sucias ventanas de la taberna. Aunque me constaba que todos los McGinty se encontraban allí, solo veía a cuatro hombres en la taberna, lo que me hizo suponer que había forzosamente un sótano.

Esperé hasta que el último mendigo abandonó la calle, para incorporarme del suelo donde había permanecido sentado desde hacía más de cuatro horas. Debía estirar las piernas y activar la circulación sanguínea. La lluvia había estado calándome desde que abandoné a las chicas, pero las armas se hallaban secas, al igual que las municiones.

Me encaminé resuelto hacia el local y me detuve a varias yardas delante de él. Oía las estruendosas risas de aquellos cabrones en su interior.

Es extraño, pero el haber llevado una vida en constante alerta había agudizado mis sentidos.Veía y oía a más distancia a la que podía ver y oír una persona normal. Después de todo, eso era una clara ventaja y dios -o el diablo- me había bendecido con ello.

Me situé en el centro estratégico de la desolada calle e hinqué una rodilla en el suelo. Después me eché el rifle a la cara, apunté hacia una de las ventanas y esperé con felina paciencia.

Mi sombrero chorreaba agua por todas sus alas y mi gabardina, empapada, pesaba mucho, pero me mantuve en mi posición aguardando y mascando mi odio.

Uno de los cabrones de la taberna pasó junto a una de las ventanas.

Apunté cuidadosamente hacia la pared derecha de esta y me imaginé la trayectoria del hijo de puta. Exhalé una bocanada de aire, que se convirtió en vapor cuando entró en contacto con el ambiente gélido, y disparé encomendándome a dios en mi contundente acción.

El proyectil surcó el aire y fue seguido por una nube de humo y un estruendo que resonó en toda la calle. Como había calculado, chocó contra la pared de madera de la taberna y la atravesó. Por la exclamación de sorpresa de los ocupantes, deduje que había acertado. Antes de que alguno diese la alarma, amartillé la escopeta de nuevo y disparé el segundo proyectil contra otro hombre que pasaba cerca de la ventana. Le di de lleno en la cabeza y le destrocé el cerebro, después de que el proyectil rompiera la ventana. Ahora sí, los hombres dieron la alarma.

Abrí la escopeta y le introduje dos cartuchos más. La cerré con un siniestro chasquido y amartillé el primer proyectil.

Andando con tranquilidad, me acerqué a la puerta del tugurio. Esta se abrió de un portazo, y un hombre armado con un revólver me recibió con actitud agresiva en el umbral. No esperé a que me apuntase. Me eché el rifle a la cara y le disparé en el torso. El hombre cayó al suelo como un fardo. Entré en el local.

Era espacioso, de una sola planta excepto el sótano, al que se accedía por una destartalada escalera al fondo de la taberna. Había una barra con varios barriles y dos hombres muertos a su lado.

Nada más entrar, un gilipollas me atacó con un cuchillo de carnicero desde la puerta. Paré el golpe con el cañón del rifle y le propiné un sonoro golpe en la mandíbula con la culata de la escopeta. Una vez en el suelo, le disparé a bocajarro en la espalda.Tiré la escopeta al suelo y descolgué el Winchester 44 de mi hombro. Lo amartillé al instante.

Un hombre salió de detrás de la barra, apuntándome con una recortada. Le descargué a bocajarro con el Winchester 44 y el hijo de puta cayó al suelo, ya que lo alcancé de lleno en el pecho. Tres hombres más subieron presurosos por la escalera del sótano y los tres recibieron letales impactos en el torso.

Aparté los cadáver

Weiterlesen weniger lesen

Kundenbewertungen