text.skipToContent text.skipToNavigation

Maruja, cuéntame von Aguado, Sergio (eBook)

  • Erschienen: 19.06.2015
  • Verlag: Nowevolution
eBook (ePUB)
1,99 €
inkl. gesetzl. MwSt.
Sofort per Download lieferbar

Online verfügbar

Maruja, cuéntame

Maruja, cuéntame es un tema de Los Inhumanos. Su líder, Sergio Aguado, la transforma en una antología de relatos humanos. Descubre en estos relatos a un autor que te implicará, divertirá, conmoverá y, posiblemente, te hará llorar. Quizás por ello su gran referente sea Charles Chaplin. El lado más humano del líder de Los Inhumanos Sinopsis Todo el mundo tiene un secreto y el de Sergio Aguado es su pasión por la escritura, que nos muestra en esta antología. Conocido por recorrer cada año la geografía española consiguiendo que el público disfrute y se divierta con su mítico grupo Los Inhumanos, nos permite ahora descubrir su cara más desconocida y sorprendente a través de sus relatos. Junto a sus personajes, nos adentramos en unas historias basadas en su visión del mundo, las relaciones humanas y sus experiencias vitales, con la dosis creativa propia de un artista, en las que conoceremos lo bueno y lo malo de cuanto nos relata. Entre sus páginas, los lectores podrán encontrar amores imposibles, pasiones oscuras, aventuras suicidas, milagros de la vida, voluntad, solidaridad, demagogia, corrupción, misterio, asesinato, envidia, traición, miedo, nostalgia, desesperación... un sinfín de sentimientos aderezados con un elemento que el autor domina a la perfección: el humor. Una antología excepcional que invadirá tus sentimientos con toda la frescura, imaginación y sinceridad que este artista y escritor es capaz de transmitir.

Sergio Aguado Giménez (Valencia, 1965) estudia en el colegio de los HH. Maristas de Valencia y en el Instituto Luis Vives. Acaba la carrera de Derecho y aprueba oposiciones para técnico de la Generalitat Valenciana. Al mismo tiempo, desarrolla su faceta creativa y artística en los grupos musicales Los Inhumanos y Orfeón Brutal, para los cuales canta y compone también la letra y música de varias canciones. Con varios amigos inaugura diversos locales de ocio y, sin dejar todo lo anterior, comienza su carrera como profesor, primero de protocolo y luego de lengua española, comunicación escrita, lenguaje administrativo y responsabilidad social corporativa. Gracias a un concurso literario, se lanza compulsivamente a escribir relatos cortos.Sergio Aguado El presente volumen recoge la mayoría de esos relatos, en los que mezcla realidad y ficción, vivencias propias, ajenas o de inspiración mientras dormía. El amor, la pasión, el humor, el misterio, la amistad, la corrupción, la traición o la vanidad están presentes en las historias que nos cuenta. Descubrimos en él un autor que, además de recorrerse todos los escenarios de España, tiene una extensa trayectoria personal y profesional que le han proporcionado una fuente inagotable de guiones con los que dar rienda suelta a su pasión por la escritura. Descubre en Maruja, cuéntame a un autor que te implicará, divertirá, conmoverá y, posiblemente, te hará llorar. Quizás por ello su gran referente sea Charles Chaplin. Aquí tienes el lado más humano del cantante de Los Inhumanos.

Produktinformationen

    Größe: 839kBytes
    Herausgeber: Nowevolution
    Sprache: Spanisch
    Seitenanzahl: 126
    Format: ePUB
    Kopierschutz: none
    Unterstützte Lesegerätegruppen: PC/MAC/eReader/Tablet
    ISBN: 9788494386640
    Erschienen: 19.06.2015
Weiterlesen weniger lesen

Maruja, cuéntame

1. LOS PARAGUAS

LUCEN MÁS EN OTOÑO



El pasado

Desde la adolescencia, fui plenamente consciente de mis dotes de seducción, resultado de esa conjunción mágica entre rostro proporcionado, ojos hipnotizadores, hoyuelo cinematográfico, dedos largos y uñas perfiladas, buena percha, gusto exquisito en la selección de vestuario y mucha seguridad en mí mismo. También influyó, tengo que reconocerlo, ser el hijo único de una familia de clase alta.

Este argumento me duró hasta pasados los cincuenta. He amado casi tanto mi cuerpo como el de las mujeres con las que he compartido algunos días y bastantes noches. Pero a pesar de que empecé a notar el transcurso de los años, nunca quise concederme cierta indulgencia en la selección de mis amantes, por lo que, poco a poco, fueron desapareciendo de mi vida y de mi cama.

Tener una acompañante menor de treinta años es relativamente fácil cuando te cuidas diariamente, te ocultas las canas y haces mucho ejercicio. La invitas a un buen restaurante, en cuya mesa descansan las llaves de tu descapotable, y vuelas hacia tu ático con las mejores vistas de la ciudad, dando un pequeño rodeo para que la velocidad y el aire la pongan a tono. Pero, por mucho que te esfuerces, siempre llega el momento en que una, la primera, te rechazará por viejo. Y luego otra. Y otra más. En ese punto, o te declaras en matrimonio, o ninguna joven finalizará tu juego, porque tu magnetismo se marchita como el fruto que yace en el suelo a la sombra de su árbol.

Así llegué a los sesenta, el primer cumpleaños en el que no conseguí pareja para celebrarlo entre mis sábanas, porque todas las llamadas y mensajes que recibí provenían de amigas ya entradas en años que seguían localizables y dispuestas a ser buenas acompañantes ocasionales, permanentes e incluso madres, como si un heredero que se quedara con mi salud y mi fortuna fuera el mayor aliciente para la vejez.

Como no era el plan que deseaba, ese día preferí celebrarlo solo, en uno de mis restaurantes favoritos. A mis espaldas, dos ejecutivos hablaban de sus ligues por internet y la fuente inagotable de contactos sexuales que las redes sociales te proporcionan si sabes venderte. Nunca me habían llamado la atención a nivel personal hasta aquel momento, simplemente porque no las había necesitado; pero, en ese instante, vi en la red la tabla de salvación para mantener mi estatus.

Sabía que mi imagen no iba a ser atrayente para el público objetivo, chicas entre 18 y 30 años en busca de relaciones sociales y con problemas de autoestima. Así que introduje como foto de perfil una de esas panorámicas de playas paradisíacas que todas las mujeres sueñan compartir con su pareja, tumbadas en una cómoda hamaca, con un cóctel imposible en la mano, en copa grande y con muchos adornos de pájaros tropicales y pajitas multicolores.

Ni mis datos ni la foto caribeña atrajeron a ninguna chica interesante, por lo que decidí cambiar radicalmente de estrategia y crearme una personalidad ficticia. La foto la conseguí del monitor del gimnasio, un chico de veintiséis años cuya confianza me había ganado en las largas horas de entrenamiento, la suficiente para saber que una aportación económica le ayudaría a solventar su difícil situación financiera. Así, configuré mi nueva identidad en la red.

Mi torpeza inicial era evidente, porque desconocía el lenguaje y los hábitos de un veinteañero, pero constancia y paciencia fueron mis aliadas para completar la personalidad de un joven actual. Con el tiempo fueron aumentando mis amistades, en su mayor parte chicas atractivas con una acuciante necesidad de que les escribieran lo espec

Weiterlesen weniger lesen

Kundenbewertungen

    ALDI life eBooks: Die perfekte App zum Lesen von eBooks.

    Hier finden Sie alle Ihre eBooks und viele praktische Lesefunktionen.