text.skipToContent text.skipToNavigation
background-image

Por qué a mí? 2. Auflage. von Lujan, Frederic (eBook)

  • Erscheinungsdatum: 05.04.2016
  • Verlag: Books on Demand
eBook (ePUB)
7,49 €
inkl. gesetzl. MwSt.
Sofort per Download lieferbar

Online verfügbar

Por qué a mí?

"No se dejen asustar por el sexo duro del libro. Realmente vale la pena leerlo..." P. V. "Mira que leyendo ¿Por qué a mí?, me he quedado con la boca abierta y la barbilla en las rodillas, pero nunca me he sentido ofendida como mujer, y eso quiere decir algo..." M. H. "Dos conciencias, dos culturas, dos cuerpos, tiene ese personaje escindido que es Frederic, perdón Félix, y que está dispuesto a todo..." L. A. "Lo que me impacta del libro de Frederic Luján es la síntesis de su vivencia tercer-primer mundista y en cómo la misma persona es totalmente diferente en dos culturas..." M. A. En un lenguaje sencillo y ameno, con seriedad y humor en una mezcla bien lograda, el autor de '¿Por qué a mí?' relata la historia de Félix, un hombre como muchos: egoísta, vanidoso, egocéntrico, obsesionado por la fama, el sexo y el dinero. Hasta que llega un momento crucial en su vida y debe enfrentarse al vacío, a la soledad, a la falta de dinero y trabajo en un país extraño. Esas experiencias y sobre todo la relación con una mujer diferente a las que él había siempre considerado de su gusto, le llevan al encuentro consigo mismo y a descubrir los secretos de la auténtica felicidad. Frederic Luján wurde 1957 in Gießen geboren. Er ist zweifellos einer der originellsten Vertreter der neuen spanischsprachigen Literatur. Den größten Teil seines Lebens hat er in Peru verbracht, wo er aufwuchs, und später Betriebswirtschaft studierte und auf diesem Gebiet als Berater, Seminarleiter und Universitätsdozent tätig war. Er hat für verschiedene peruanische Zeitungen und Zeitschriften geschrieben. Frederic Luján, der zurzeit in Dresden lebt, sagt, dass Schreiben sei wie ein Tonikum für seine Seele. Sein außerordentliches schriftstellerisches Talent beweist er mit dem vorliegenden Debüt-Roman "Meine Opfer". Der spanische Originaltitel ¿Por qué a mí? wurde 2003 veröffentlicht, danach folgten El expresionista (2004), La dulce espera (2006). Neu hinzugekommen ist sein literarischer Blog im Internet mit dem Titel "Flujanz".

Produktinformationen

    Format: ePUB
    Kopierschutz: watermark
    Seitenzahl: 336
    Erscheinungsdatum: 05.04.2016
    Sprache: Spanisch
    ISBN: 9783741217760
    Verlag: Books on Demand
    Größe: 538kBytes
Weiterlesen weniger lesen

Por qué a mí?

Paula

Esa conversación con mi padre me había conmovido. Pero, ¿cómo podía entenderlos, si nunca escuchaba a mi espíritu? Y seguía haciendo caso sólo a mis instintos. No intentaba dialogar con el mentor de mi conciencia. Las críticas las tomaba siempre como una ofensa, malinterpretaba las cosas. Sin embargo, el tema del matrimonio de mi hermano no abandonaba mi cabeza. La mayoría de los ejecutivos donde trabajaba, ya eran casados y no me podía quedar atrás. Y pensaba: Si tengo un trabajo fijo que me gusta, gano mi piatita y vivo en un edificio ubicado en el centro de Miraflores, con su pinta . Y comencé a pensar cómo sacarle provecho de la situación. Analizaba en voz alta: sería un buen plan, así mataría dos pájaros de un tiro, y ya casado, les daría también el gusto a mis padres . Me llenaba la cabeza con ideas, fruto de otro capricho y de esa confusa vida interior.

Al transcurrir las semanas, en esos momentos de sosiego reflexivo, tirado en el sofá de mi apartamento, escuché las campanas nupciales. Después de haberle dado varias vueltas a la idea, llegué a una sola conclusión: ahora quería casarme. Y lo incluí como una nueva meta, me decía: me considerarán mejor en el trabajo, tendré siempre a alguien que me mime, cocine, planche la ropa, y encima rico sexo . Yo mismo me felicitaba por la idea, ¡Félix, eres un genio!

Me propuse conseguir lo que me había imaginado, pero como buen administrador que era, esa felicidad había que planificarla bien. No podía ser con cualquiera. Esta vez tenía que ser alguien con rasgos europeos, como para no perder la línea consanguínea de mis ancestros germanos. Además, no podía defraudar a mis jefes, los alemanes de la oficina. Comencé a incursionar más a menudo el club Germania , del cual era socio, pero no porque me gustaba ver a los alemanes desabridos jugando Kegel o echándose toda una fábrica de cremas humectantes para proteger sus blanquecinos cuerpos; sino más bien por su comida, que me encantaba.

Un día que me había despertado con buen semblante, decidí que ese iba ser mi oportunidad. Desde temprana hora el astro rey brillaba en el firmamento, así que decidí visitar el club. Allí estaba, el famoso club Germania , todo a la alemana, cada cosa en su sitio y un sitio para cada cosa. Perfectamente organizado, los adornos ornamentales milimétricamente acomodados al borde de las terrazas, la piscina cristalina total, el césped simétricamente cortado y las losetas del hall que parecían un espejo. En el restaurante, que ocupaba más de la tercera parte del club, se encontraban como de costumbre los mismos meseros antiguos, todos siempre disfrazados a lo muñeco de torta, con traje blanco y corbatita michi negra. Así es, ya pronto los iban a declarar patrimonio cultural de la UNESCO, por lo viejo que se encontraban, pero bien conservados. El más antiguo de ellos, Don Pedro, tenía como setenta años, el pobre servía siempre a los clientes en porciones dobles, era miope y encima bizco, pero fiel a la institución. No sé cómo, pero me alcanzó a ver, y me alzo su brazo para saludarme, yo afectuosamente le devolví el saludo.

"¿Qué tal, don Pedro?" Lo abracé con cariño, era mi cumpa. "Dentro de una hora vuelvo para probar ese chucrut", le dije.

Por el saludo efusivo que le había dado, le había arrugado un poco las solapas del saco.

"Cómo no, mi estimado", contestó él y estiró las arrugas del saco. "¿Lo quiere con salchicha blanca o chorizo?"

"Ya se olvidó usted", dije, y le di una palmadita en el hombro. Lo zarandeé de nuevo. "A mí me gusta la blanca, pues... Y si puedes, dame dos." El paladar se me hacía agüita.

"Bien, bien, mi estimado", y se retiró haciendo una genuflexión.

El saco le quedaba chico, sus zapatos le crujían, y el pantalón que le brillaba por el desgaste. Llevaba ese uniforme creo que desde se fundó el club.

Eran como la 12 del mediodía y decidí hacer prime

Weiterlesen weniger lesen

Kundenbewertungen