text.skipToContent text.skipToNavigation

Carlos Alberto Trujillo: Una Voz Poética de América del Sur von Brooks, Zelda Irene (eBook)

  • Verlag: Digitalia
eBook (PDF)
59,50 €
inkl. gesetzl. MwSt.
Sofort per Download lieferbar

Online verfügbar

Carlos Alberto Trujillo: Una Voz Poética de América del Sur

A thorough study of the life and works of the Chilean poet, winner of the 1991 "Premio Pablo Neruda."

Produktinformationen

    Format: PDF
    Kopierschutz: AdobeDRM
    Seitenzahl: 135
    Sprache: Spanisch
    ISBN: 9780916379889
    Verlag: Digitalia
    Größe: 5804kBytes
Weiterlesen weniger lesen

Carlos Alberto Trujillo: Una Voz Poética de América del Sur

Etapa deformación: Chiloé (p. 2)

Debiera decir que todo comenzó en Tantauco, pues Tantauco fue el comienzo de todo para Carlos Alberto Trujillo, quien en octubre de 1991 recibiera el premio de poesía más importante de Chile . Allí nacieron sus padres, allí vivieron sus abuelos, allí viven todavía muchos de sus parientes.

Tantauco a comienzos de siglo era literalmente un lugar perdido en el centro de la isla grande de Chiloé, a mitad de camino entre Castro y Ancud, a mitad de un camino no existía, sólo una huella angosta por donde transitaban hombres y mujeres a pie, a caballo o guiando bueyes que tiraban pesadas carretas.

Dice que su padre recuerda que cuando era joven nunca oyó a nadie hablar de la posibilidad de que se construyera un camino: "ini en sueños!, ¿quién iba a pensar que alguna vez todo esto iba a estar poblado y estos campos limpios?"

En esa soledad y apartamiento no era posible pensarlo, cuando en esos parajes cada día era casi la repetición exacta del anterior y la monotonía era alterada solamente cuando la naturaleza ofrecía algún fenómeno imprevisto.

Sin embargo en 1912 llegaron aires, o más bien humos, de progreso. Se inició el recorrido de un tren de Castro a Ancud, un tren pequeñito, como de juguete, en el que la gente viajaba alegremente como si fuera cosa de otro mundo, aunque a la luz de los adelantos de hoy no era tan de otro mundo, si vemos que para recorrer los 88 kilómetros que separaban a un punto del otro el trencito se demoraba nada menos que 8 horas.

Salía de Castro a las 8 de la mañana despertando con sus pitazos al vecindario del puerto y pasaba con sus humos y sonidos de progreso por Llaullao, Pid Pid, Piruquina, Mocopulli y Butalcura antes de llegar a Puntra, que era la mitad del recorrido, justo al mediodía.

Allí la mayoría de la gente aprovechaba la detención para almorzar, hacer nuevas amistades y enterarse de esas cosas que uno se entera en los viajes. Llegaba a Ancud a las 4 de la tarde terminando su recorrido de Sureste a Noroeste, de la tranquila bahía de Castro al oleaje violento del Océano Pacífico.

La estación Puntra queda a 7 u 8 kilómetros de Tantauco y la gente iba a caballo hasta allá. Allí se compraban las provisiones, se encontraba a los amigos, se tomaban algunas copas. Puntra era un pueblecito que comenzó a morir junto con el término del servicio de trenes en Chiloé, luego del terremoto de 1960.

Al contrario, Tantauco, que es sólo un sector de campo tiene una importancia histórica trascendental: Allí se firmó el Tratado de Paz entre chilenos y españoles en el año 1826, fecha en que excepto el Archipiélago de Chiloé, todo el resto de Chile y de Sudamérica se habían idependizado de España. De manera que con la firma del Tratado de Paz de Tantauco se pone fin a la presencia del poder español en América del Sur.

Allí nacieron los padres de Carlos Alberto Trujillo a no más de dos kilómetros de distancia uno del otro. Su padre, Custodio del Carmen Trujillo Barría, nació en 1912, hijo de Juan Bautista, quien tallaba unos estribos maravillosos en madera de ciruelillo y manió.

Weiterlesen weniger lesen

Kundenbewertungen