text.skipToContent text.skipToNavigation
background-image

Charlas acerca de la Verdad von Fillmore, Charles (eBook)

  • Erscheinungsdatum: 31.12.2013
  • Verlag: Unity Books
eBook (ePUB)
10,69 €
inkl. gesetzl. MwSt.
Sofort per Download lieferbar

Online verfügbar

Charlas acerca de la Verdad

Charles Fillmore, cofundador del movimiento Unity, examina los aspectos metafísicos del cristianismo práctico en catorace charlas educativas y fascinantes.

Produktinformationen

    Format: ePUB
    Kopierschutz: none
    Seitenzahl: 228
    Erscheinungsdatum: 31.12.2013
    Sprache: Spanisch
    ISBN: 9780871597366
    Verlag: Unity Books
    Größe: 1961kBytes
Weiterlesen weniger lesen

Charlas acerca de la Verdad

Microorganismos

LECCION II

Jehová Dios formó, pues, de la tierra toda bestia del campo, y toda ave de los cielos, y las trajo a Adán para que viese cómo las había de llamar; y todo lo que Adán llamó a los animales vivientes, ese es su nombre.

-Gn 2:19

E l autor de Génesis fue evidentemente un gran metafísico. Describió al Ser como Dios, Jehová Dios y Adán. Nosotros expresaríamos la misma verdad con los términos Mente, idea y manifestación. La manifestación es siempre la conciencia personal, por lo tanto, limitada; esto es Adán. Pero la Mente, idea y manifestación son una sola. La manifestación se basa en la idea y es sustentada por la misma, y la idea es parte de la Mente que la concibe, por lo tanto, el verdadero Adán es Jehová Dios, y la fuente omnipresente de Jehová Dios es Elohim Dios. Siendo esto cierto, el hombre no tiene una existencia permanente mientras siga completamente en la conciencia del estado personal. La condición de Adán no es todo lo que su ser incluye; es sólo una parte. Su ser se condensa en una conciencia de Dios, Jehová Dios y Adán. Estas tres entidades no se encuentran separadas, están presentes en todos. Las únicas paredes de separación son aquellas edificadas por una conciencia de separación . Cuando la sabiduría surge y se cumple con sus condiciones, la conciencia de la omnipresencia de los tres en uno se proclama: "¿No crees que yo soy en el Padre y el Padre en mí? Las palabras que yo os hablo, no las hablo por mi propia cuenta, sino que el Padre que mora en mí, él hace las obras".

Adán se encuentra en su sitio perfectamente legítimo, y ese lugar es la conciencia de la omnipresencia del Padre; aquí él se encuentra de regreso en el Jardín del Edén. Adán ocupa un sitio muy importante en la creación ya que él es un factor en la manifestación del Ser que denomina o brinda carácter a sus potencialidades. El hombre es más que Adán; Adán es parte de la conciencia del hombre. Adán es tu intelecto, pero tú transciendes el intelecto. Tú formas tu intelecto -Adán- del "polvo de la tierra"; en otras palabras, de la substancia omnipresente, y por medio de ella, que actúa como un lente reflector, le das carácter a tu medio ambiente.

Aquellos que están familiarizados con las operaciones del intelecto, nos dicen que éste convierte constantemente las ideas que flotan a su alrededor en imágenes. Y cuando llegamos a saber esto, nos asombramos con la profundidad metafísica del Génesis. Se describe a Jehová, Dios, trayéndole a Adán: "Toda bestia del campo, y toda ave de los cielos" ... para que viese cómo las había de llamar".

Las bestias del campo son las ideas en el Ser pertinentes a la vida organizada, y las aves de los cielos son ideas de vida espiritual. Es nuestro intelecto o Adán el que les da carácter a ambas condiciones ideales; es a través de él mismo que el hombre hace su cielo o su infierno. Entre los discípulos de Jesús, Pedro representó un aspecto del YO SOY. El había sido receptivo hasta cierto punto a la luz de Espíritu, y su poder sobre las ideas había sido reconocido. "Y a ti te daré las llaves del reino de los cielos; y todo lo que atares en la tierra será atado en los cielos; y todo lo que desatares en la tierra será desatado en los cielos." Esto es una repetición en un nivel más elevado de la alegoría de cuando Jehová Dios le trajo a Adán las bestias del campo y las aves de los cielos para que viese cómo había de llamarlas.

El que estudia la Mente puede llegar a saber cómo " interpretar las señales de los tiempos". Se familiariza con ciertos principios básicos y los reconoce en sus diferentes aspectos en el "carrusel de la vida". Utilizando el velo del simbolismo histórico, las Sagradas Escrituras representan los movimientos de la Mente en sus diferentes ciclos de progreso. Estos ciclos se repiten una y otra vez, pero cada vez en un nivel más elevado. La esfera o ciclo es pa

Weiterlesen weniger lesen

Kundenbewertungen