text.skipToContent text.skipToNavigation
background-image

En el fluir de la vida von Butterworth, Eric (eBook)

  • Erscheinungsdatum: 14.05.2013
  • Verlag: Unity Books
eBook (ePUB)
10,69 €
inkl. gesetzl. MwSt.
Sofort per Download lieferbar

Online verfügbar

En el fluir de la vida

'La vida es una experiencia que fluye, y en cada persona existe una entrada que puede convertirse en una salida para todo lo que hay en Dios'. Con claridad extraordinaria, el legendario escritor de Unity, Eric Butterworth, revela los principios espirituales que transformarán tu vida manteniéndote en su fluir.

Produktinformationen

    Format: ePUB
    Kopierschutz: none
    Seitenzahl: 154
    Erscheinungsdatum: 14.05.2013
    Sprache: Spanisch
    ISBN: 9780871597205
    Verlag: Unity Books
    Größe: 1857kBytes
Weiterlesen weniger lesen

En el fluir de la vida

CAPÍTULO 1

V IVIR DE ADENTRO HACIA AFUERA

Estás a punto de comenzar una aventura hacia el mundo interno de la mente y el Espíritu. Podría ser el viaje más importante en la conciencia que hayas hecho. Ha de ser edificante. Se supone que sea un reto. También, puedes encontrarlo inquietante.

Si tienes una creencia fija acerca de la realidad de la vida, un conjunto de convicciones hecho "a la medida", quizás quieras regresarte porque todo punto de vista que tengas será cuestionado. Tu mundo será convulsionado en todo sentido. Mas al final, si continúas hasta que te pongas al día, obtendrás una nueva perspectiva acerca de la vida que te guiará a una nueva experiencia en el vivir.

Se ha dicho que el inicio de la comprensión espiritual es una comprensión correcta del Uno designado como Todopoderoso. Pero en un mundo de tan amplia diversidad, ¿cómo podemos entender la unidad? ¿Cómo podemos descubrir al Uno sin caer en una dualidad que implica dos ?

Hay muchas definiciones de Dios, pero ninguna es tan profunda como ésta: Dios es una esfera cuyo centro está en todas partes y su circunferencia en ninguna . No es una imagen que pueda dibujarse. De hecho, debes evitar la tendencia de visualizar un ser antropomórfico.

¿Una esfera cuyo centro está en todas partes? ¡Imposible! Pero espera: si el centro está en todas partes, debe estar donde yo estoy. ¿Podría esto ser el significado de la omnipresencia? ¿Un punto de vida y luz presente en todas partes como cada expresión individualizada? Si esto es verdad, entonces yo soy el centro de Dios. Es un pensamiento audaz con un tono sacrílego. Y sin embargo: ¿puede un centro geográfico estar situado en un universo dinámico y en expansión? Cada punto en esta esfera, la cual es Dios, es, consecuentemente, el avance del fluir infinito de la vida.

¿Qué es el Uno a quien llamamos Dios? No es Alguien allá en alguna parte, rigiendo el universo como un propietario ausente. Es el Uno , el todo de las cosas, la totalidad de lo cual y en lo cual soy único . No importa lo que pueda pensar que soy, ultimadamente soy expresión del fluir del Uno .

Soy único y diferente en la superficie. No puede haber otro ser como yo. Sin embargo, no tengo existencia fuera del todo. Mi singularidad no puede ser separada del todo que Dios es. Los griegos decían: "Conócete a ti mismo". Puedo conocer al Uno cuando me conozco a mí mismo como el vivir del Uno. Mas sólo puedo conocerme realmente a mí mismo cuando sé que estoy "en el fluir de la vida".

Examinemos las actitudes que prevalecen acerca de esto que llamamos vida. Hay dos puntos de vista básicos: (1) Venimos al mundo como criaturas vacías que avanzan en la vida para ser llenados. Para nosotros la vida en cualquier momento es la suma de lo que nos ha sucedido y de lo que hemos podido acumular en sabiduría, experiencia o cosas. (2) Venimos al mundo como almas vivientes con un potencial infinito para ser descubierto y liberado, porque la vida se vive de lo interno a lo externo.

El primer punto de vista ha predominado a través del tiempo. Cada persona ha sentido en algún grado su condicionamiento, porque es "la sabiduría del mundo". De manera sutil, pero cierta, hemos sido entrenados a pensar que la vida es una "obtención" de experiencia. Como los monjes budistas, se nos da el equivalente al recipiente de limosna con el cual ir por el mundo para buscar los "regalos de Dios" de parte de nuestros padres, de nuestras escuelas, de nuestra religión y de nuestro trabajo. No importa lo que anhelemos o deseemos, invariablemente mendigamos "allá afuera" por satisfacción. Pablo parecía saber un poco más. En 2 Timoteo 1:6, él escribe: "Te aconsejo que avives el fuego del don de Dios que está en ti".

Søren Kierkegaard, fundador del existencialismo, fue influenciado fuertemente por su visión del "fluir" interno. Él habla de un árabe en el desiert

Weiterlesen weniger lesen

Kundenbewertungen