text.skipToContent text.skipToNavigation
background-image

El Ayudador El Ministerio Del Espíritu Santo En La Iglesia Y El Mundo. von Evans, Roberto (eBook)

  • Erscheinungsdatum: 11.09.2015
  • Verlag: Roberto Evans
eBook (ePUB)
17,09 €
inkl. gesetzl. MwSt.
Sofort per Download lieferbar

Online verfügbar

El Ayudador

El ministerio del Espíritu Santo en la iglesia y el mundo

Produktinformationen

    Format: ePUB
    Kopierschutz: none
    Seitenzahl: 136
    Erscheinungsdatum: 11.09.2015
    Sprache: Spanisch
    ISBN: 9786079646646
    Verlag: Roberto Evans
    Größe: 876kBytes
Weiterlesen weniger lesen

El Ayudador

El Espíritu Santo, el Ayudador, es una persona divina y poderosa con quien podemos tener comunión; no una mera cosa impersonal como un viento, un fuego, o una sensación. Él es el parakletos, que significa alguien que ha venido para estar a nuestro lado y ayudarnos, y el Espíritu de Verdad .

A l declarar el texto encontrado en Juan 14:15-17, Jesús introdujo el tema del Espíritu Santo. Primero les dijo que el Consolador - o Ayudador - sería enviado a los que aman a Jesús. Les dijo, "Si me aman, guarden mis mandamientos" (v. 14). A primera vista, podemos confundirnos y preguntar, ¿Qué tiene que ver amar a Jesús y guardar sus mandamientos con el Espíritu Santo? El Padre iba a enviar el Espíritu Santo a los que aman a Cristo. Jesús estaba a punto de irse al Padre, sin embargo les dijo que si lo amaban, guardarían sus mandamientos aun si Él no estuviera presente.

Me acuerdo de cuando mis hijos eran pequeños. La evidencia más grande de Su amor por mí no era que obedecieran mis reglas cuando yo estaba, sino que los obedecieran aun cuando yo no estaba.

Después de que Dios hizo Su pacto con Israel al pie del Monte Sinaí, Moisés subió a la montaña y estuvo con Dios cuarenta días en la cima de la montaña. Casi tan pronto que Moisés se alejó del pueblo de Israel, ellos cayeron en la idolatría. Hicieron un becerro de oro y lo adoraron (Éxodo 32). Su obediencia duró solo mientras Moisés estuvo presente. De igual manera Jesús, después de ir a la cruz, iba a ascender a los cielos. ¿Qué harían los discípulos? ¿Seguirían el ejemplo de los Israelitas y caerían en la transgresión o seguirían obedeciendo los mandamientos de Jesús aunque no estuviera físicamente presente con ellos?

El Espíritu Santo sería enviado a los que amaban a Jesús. El amor del creyente por Jesús florece en obediencia a Él y sus mandamientos. No es algo forzado; es la expresión del corazón. Es por eso que Pedro, hablando del Espíritu Santo, dijo, "El cual ha dado Dios a los que le obedecen" (Hechos 5:32). Se entiende que si hay obediencia, hay amor. ¿Qué aplicación tiene esto para nosotros hoy en día? En este momento Jesús está sentado a la diestra de Dios. En un sentido está ausente. Sin embargo, lo amamos. Entonces, el hecho de que lo amamos nos hace candidatos para recibir el Espíritu Santo. Tanto el Padre como el Espíritu Santo aman a Jesús. El Padre quiere enviarlo a nuestras vidas para ayudarnos a vivir por Jesús en este mundo. Pero no solo esto; el Espíritu nos quiere ayudar a amar a Jesús aun más.

¿QUIÉN ES EL AYUDADOR?

¿Quién es el otro Ayudador? Si Jesús dijo que iba a rogarle al Padre para que enviara otro Ayudador, ¿quién precisamente es Él? Ya sabemos que es el Espíritu Santo. Interesantemente Jesús lo identifica como el Espíritu de verdad (Juan 14:17). Hay varias características del Espíritu Santo que debemos entender para conocer verdaderamente al Ayudador.

ES UNA PERSONA

Lo primero que tenemos que reconocer es que el Espíritu Santo es una persona; no es una "cosa". Hoy en día parece que muchas personas tienen una opinión muy pobre del Espíritu Santo. Ellos lo consideran como una cosa muy impersonal - un poder, un viento, una sensación, una emoción, etc. Es que no se dan cuenta de que Él es una persona. Se imaginan que lo pueden usar o manipular para sus propios fines. Pero así no funciona nuestra relación con el Espíritu Santo. Él es una persona. Él tiene inteligencia, emociones, y voluntad como cualquier otra persona. Un río no tiene personalidad; tampoco un fuego, ni un viento tiene personalidad. El Espíritu Santo no sólo es una persona, es más persona que nosotros. Porque nosotros fuimos creados a Su imagen y semejanza. En Génesis 1 cuando dice que Dios creó al hombre a Su imagen y semejanza, no solo se refirió al Padre y al Hijo, sino al Padre, al Hijo, y al Espíritu Santo.

ES UNA PERSONA DIVIN

Weiterlesen weniger lesen

Kundenbewertungen