text.skipToContent text.skipToNavigation
background-image

Iglecrecimiento Integral von Wagenveld, Juan (eBook)

  • Erscheinungsdatum: 19.04.2013
  • Verlag: Logoi, Inc.
eBook (ePUB)
10,69 €
inkl. gesetzl. MwSt.
Sofort per Download lieferbar

Online verfügbar

Iglecrecimiento Integral

El crecimiento o estancamiento de la iglesia ocurre en el contexto de las dinámicas que influyen en el desarrollo de una congregación. El autor, Juan Wagenveld, nos guía a fin de que podamos comprender esas dinámicas y así ponerlas en práctica para el crecimiento integral de la iglesia local.

Produktinformationen

    Format: ePUB
    Kopierschutz: AdobeDRM
    Seitenzahl: 248
    Erscheinungsdatum: 19.04.2013
    Sprache: Spanisch
    ISBN: 9781938420078
    Verlag: Logoi, Inc.
    Größe: 981kBytes
Weiterlesen weniger lesen

Iglecrecimiento Integral

Lección 1- Definición de iglecrecimiento

¿Quién no conoce una iglesia en la vecindad que durante diez o más años ha estado estancada con unas treinta o cuarenta personas de las mismas cuatro o cinco familias que asisten a los cultos cada domingo? Claro está que desean alcanzar a su comunidad con el mensaje de salvación y, sin duda, quieren crecer. Es posible que usted sea miembro de una iglesia que ha crecido en los últimos años y que busca una mayor organización para sustentar y mantener ese crecimiento.

Quizás asista a una congregación que alguna vez fue saludable y firme, pero que actualmente padece un decrecimiento significativo y ha dejado a muchos miembros decepcionados, al pastor frustrado, al tesorero sin trabajo y a los líderes rascándose la cabeza sin saber qué hacer para volver a aquella "época de oro". O tal vez se decidió a fundar una iglesia nueva para su denominación o concilio y quiere prepararse para esta ardua tarea. Cada una de estas situaciones y muchas otras que se les presentan a los que trabajan en la iglesia, son las que animan a estudiar los principios del iglecrecimiento. Ciertamente, esta es una disciplina fascinante y merecedora de estudio.

El término iglecrecimiento, derivado de las palabras "iglesia" y "crecimiento", indica de por sí que trata acerca del crecimiento de la iglesia de Jesucristo. No es un tema nuevo, pero sí uno que despierta el interés de más y más personas que sirven como pastores o líderes en la iglesia local. Mientras existan iglesias y ministerios, el estudio de su crecimiento tendrá vigencia. La iglesia buscará las formas más efectivas de conducir su actividad ministerial hasta que Cristo venga de nuevo, "a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo" (Efesios 4:12). La iglesia intentará diversas maneras de profundizar su función apostólica siendo obediente a Dios en lo que respecta a su Gran Comisión cuando dice: "Id, y haced discípulos a todas las naciones" (Mateo 28:19), y cuando nos ordena "ser testigos hasta los confines de la tierra" (Hechos 1:8). El iglecrecimiento concierne a todo cristiano y en particular a los líderes eclesiásticos.

El estudioso del iglecrecimiento se asemeja mucho al agricultor que prepara la tierra, planta la semilla, abona el lugar sembrado, cuida el árbol y lo riega, para luego cosechar su fruto y disfrutarlo. El agricultor sabe que Dios es el que controla la naturaleza y da el crecimiento. Pero también sabe que si no sale a trabajar y a plantar la semilla en la temporada de siembra, no podrá esperar nada el día de la cosecha. Además, tiene a su disposición todo el conocimiento de los agricultores que vinieron antes que él. También se beneficia de aquellos que trabajan en los laboratorios creando nuevas variedades de semillas, o los que estudian la composición de la tierra, crean los fertilizantes y pesticidas, analizan los ciclos climáticos, y proponen nuevas metodologías basados en experimentos. El agricultor busca siempre mejorar sus procesos de cultivo y añadir calidad y abundancia a su producción.

El que trabaja en la viña del Señor sembrando semilla espiritual también sabe que Dios es el que edifica su iglesia y que es el único que "añade los que han de ser salvos" (Hechos 2:47). Además, sabe que Dios le ha dado talentos y dones, sabiduría e inteligencia "en ciencia y en todo arte" (Éxodo 31:3) para realizar la obra a la que es llamado. Sabe que tiene una responsabilidad ante Dios de plantar, regar, abonar y cosechar. Constantemente buscará la forma más provechosa de realizar esta tarea con efectividad y excelencia. Así como el agricultor, empleará la experiencia de los que lo antecedieron. También tiene a su disposición los estudios de los teóricos, los resultados de las investigaciones científicas, los relatos de otros que pasaron por lo mismo, y las propuestas de prin

Weiterlesen weniger lesen

Kundenbewertungen