text.skipToContent text.skipToNavigation
background-image

Los Diez Mandamientos von Thompson, Les (eBook)

  • Erscheinungsdatum: 08.03.2013
  • Verlag: Logoi, Inc.
eBook (ePUB)
10,69 €
inkl. gesetzl. MwSt.
Sofort per Download lieferbar

Online verfügbar

Los Diez Mandamientos

De forma amena y diáfana el autor analiza cada mandamiento. En el proceso hace patente que solo amando a Dios y a nuestro prójimo -como lo pide el Señor- es que encontraremos la felicidad que todos anhelamos. A la vez, es por ese mismo proceso que aprendemos cómo vivir para agradar a nuestro maravilloso Creador.

Produktinformationen

    Format: ePUB
    Kopierschutz: AdobeDRM
    Seitenzahl: 142
    Erscheinungsdatum: 08.03.2013
    Sprache: Spanisch
    ISBN: 9781938420160
    Verlag: Logoi, Inc.
    Größe: 133 kBytes
Weiterlesen weniger lesen

Los Diez Mandamientos

INTRODUCCIÓN

Si Dios es bueno y amoroso, como lo proclama el cristianismo, ¿habrá dado los Diez Mandamientos para segar toda aspiración humana a la felicidad, o será que la obediencia a ellos es el mejor camino a una vida llena de satisfacción? ¿Qué fin tuvo al darnos estos mandamientos?

Iremos contestando esas preguntas en el curso de la obra, ahora comencemos con tres observaciones en cuanto a los mandamientos. Primero, me atrevo a decir que al noventa por ciento de los que leen estas líneas les es difícil citar al menos cinco de ellos. Segundo, me sorprendería si el cinco por ciento de los miembros de la mayoría de las iglesias que se llaman cristianas citaran los diez. Tercero -y esto quizás le sorprenda-, los Diez Mandamientos no solo están vigentes para todos nosotros sino que, aun más preocupante, desobedecerl os acarrea grave peligro para nuestras vidas.

Usted podría contestar: "Pero, si fueron escritos para los judíos del Antiguo Testamento, ¿cómo puede decir que desobedecerlos acarrea grave peligro para nosotros que no somos judíos?"

Hoy vivimos en un ambiente en el que escogemos lo que queremos hacer y creer, tomando nuestras decisiones de acuerdo a lo que más nos convenga. No nos gustan ni las leyes ni los policías, mucho menos ni los jueces ni las cárceles. Queremos ser libres para hacer lo que nos dé la gana sin que nadie nos moleste. No nos importa si lo que creemos es verdad o mentira, lo relevante es ser libres y vivir a nuestro gusto. Por ser esa nuestra actitud, precisamente, cuestionamos la necesidad de que se nos impongan mandamientos, más aun cuando nos percatamos de que vienen de la antigüedad y que fueron dados al principio a un pueblo muy distinto.

Vayamos al Nuevo Testamento. ¿Qué nos dice este acerca de los mandamientos de Dios? En Romanos 2:14-16 hay una referencia a los no judíos -nosotros- en cuanto a la ley de Dios:

Porque cuando los gentiles que no tienen ley, hacen por naturaleza lo que es de la ley, éstos, aunque no tengan ley, son ley para sí mismos, mostrando la obra de la ley escrita en sus corazones, dando testimonio su conciencia, y acusándoles o defendiéndoles sus razonamientos, en el día en que Dios juzgará por Jesucristo los secretos de los hombres, conforme a mi evangelio.

Se nos informa que Dios puso sus mandamientos en los corazones de todo el mundo. Todos nacimos con "genes" insertados por Dios para saber la diferenciar entre lo bueno y lo malo. Esta conciencia dada por Dios nos acusa o nos excusa, según nuestro comportamiento. ¿Dónde es que se determina lo bueno y lo malo? La mejor fuente se encuentra en los Diez Mandamientos. Además, el texto nos dice que en el día del juicio todos seremos juzgados de acuerdo a nuestra obediencia o desobediencia a esa ley revelada.

Otra aclaración, el mismo Señor Jesucristo nos dice:

No penséis que he venido para abrogar la ley o los profetas; no he venido para abrogar, sino para cumplir. Porque de cierto os digo que hasta que pasen el cielo y la tierra, ni una jota ni una tilde pasará de la ley, hasta que todo se haya cumplido. De manera que cualquiera que quebrante uno de estos mandamientos muy pequeños, y así enseñe a los hombres, muy pequeño será llamado en el reino de los cielos; mas cualquiera que los haga y los enseñe, éste será llamado grande en el reino de los cielos (Mateo 5:17-19).

Hay muchos textos en el Nuevo Testamento que enfatizan lo enseñado en los Diez Mandamientos (véanse Gálatas 5:19-21, Efesios 5:2-6; Colosenses 3:5-9). La ley de Dios no ha cambiado, sus mandamientos siguen vigentes. San Pablo nos dice que sin esos mandamientos no sabríamos cómo comportarnos:

¿Qué diremos, pues? ¿La ley es pecado? En ninguna manera. Pero yo no conocí el pecado sino por la ley; porque tampoco conociera la codicia, si la ley no dijera: No codiciarás. Mas el pecado, tomando ocasión por el mandamiento, produjo en mí toda codicia; porque sin la

Weiterlesen weniger lesen

Kundenbewertungen